Lo primero que hay que tener en cuenta que es un trastorno muy frecuente, sobre el 5% de la población y en las mujeres es más acusado que en los hombres (el doble)

El trastorno ansiedad generalizada es un trastorno indefinido de ansiedad que se manifiesta de forma generalizada e indefinida y se manifiesta de las siguientes maneras;

Manifestaciones de la ansiedad.

  • Una de las formas que presenta la ansiedad generalizada es de estar en constante tensión, estar inquieto sin centrarse en ninguna actividad, pero estar hiperalerta de todo, es decir; se está pendiente de todo, pero nada en particular.
  • Las personas que los sufren no puede relajarse y todo esto se puede somatizar en sudoraciones, mareos, dolores de cabeza, palpitaciones, no poder dormir…
  • Otras sensaciones que puede sentir la persona que padece la ansiedad generalizada es una preocupación por todo, unas preocupaciones por cosas nimias y crónicas en el tiempo, que puede llegar a limitarle en muchos aspectos de la vida, ya que la concentración la tiene fijada en muchas cosas “inútiles” y no son capaces de realizar tareas que conlleven cierto grado de concentración (por ejemplo leer, seguir una serie…)

Al tener la cabeza siempre ocupada con preocupaciones excesivas, la persona que sufre ansiedad no puede parar ese remolino de ideas lo que les impide relajarse y con ello tener un descaso optimo por la noche, incluso a manifestar pesadillas en algunas ocasiones.

Otros síntomas de la ansiedad.

Otros síntomas de la persona con ansiedad generalizada son los “viajes mentales” que hace hacía el futuro, suele ver las cosas que va a realizar negras y se ve incapaz de buscar una solución al problema (aunque le dé muchas vueltas) por lo que los pensamientos se van haciendo cada vez más fuertes e intrusivos, desgastando poco a poco mentalmente a la persona.

Si a todo ello le sumamos que no descansa bien y lleva ese ritmo de pensamientos negativos e intrusivos con el paso del tiempo (de los meses) puede generar en esta persona una depresión, debido al desgaste mental que supone estar nuestra mente en continuo movimientos de pensamientos sin llegar a ninguna parte, lo que derivaría en un cuadro ansioso depresivo.

¿Qué podemos hacer para mejorar?

Por lo que es conveniente atajar la ansiedad si empezamos a observar síntomas de lo que hemos mencionado poniéndose en manos de un experto lo antes posible para no llegar a complicar más el mal estar que se padece y poder reducir y aprender a manejarla.

Diego de la Fuente.

Psicólogo