Es innegable que en estos tiempos de incertidumbre y miedo muchas personas se sientan con temores y miedos debido a muchos factores que están ocurriendo en estos momentos debidos al Coronavirus, escenario al cual no estamos preparados psicológicamente.

 

Miedos

 

En la actualidad el principal miedo que tenemos es el contagio al virus, el temor de la evolución de un familiar contagiado, seguido al miedo que se pueda infectar algunos de nuestros seres queridos, la incertidumbre económica, el confinamiento en casa; sobre todo esas personas que sufren de claustrofobia o están acostumbrados a salir y hay que tener en cuenta a los pequeños de la casa que hay que entretenerles de alguna manera.

También aquellas personas que no se llevan bien con su pareja ( que se ven condenados a convivir codo a codo con la persona que temen…)

 

Todo esto a medio/corto plazo puede afectar a un grupo, no poco numeroso, el cual puede sufrir de ansiedaden mayor o menor grado.

 

Síntomas de la ansiedad

 

Este trastorno puede ir acompañados de malestar de variedad de síntomas psicológicos y físicos.

 

  • Psicológicos: pueden aparecer los siguientes; inquietud, pesadillas, insomnio, preocupación excesiva, falta de concentración, depresión, obsesiones, despersonalización (se siente fuera del cuerpo y se pierde el sentido de la realidad)
  • Físicos: Puede haber cansancio, dolores de cabeza, cuello, hombros y musculares, hipertensión, nauseas, sudoración, sequedad de boca, dificultades en la respiración, imposibilidad de relajarse, desconcentración, muchas granas de orinar, sequedad en la boca…

 

¿Qué podemos hacer en estos momentos para evitar la ansiedad?

 

Si nos encontramos confinados en casa, con la familia es un buen momento para estar cerca de ellos, hacer cosas en conjunto como jugar a juegos de mesa. Con tanto tiempo por delante también es una buena oportunidad para poder charlar sobre todas nuestras cosas, entretenernos para hacer cosas que nos da pereza hacer cuando estamos en activo como colocar armarios…

 

En definitiva no perder los nervios con pensamientos negativos e intrusivos, como; que aburrimiento, no sé que hacer, me siento encarcelado. En una frase se puede

Resumiendo,  intentar estar ocupado y no dejar espacio a la ansiedad, a la apatía y el malestar.

Crearse una rutina, para mantenernos activos durante el día, limpiar la casa, hacer la comida, asearnos…

Otra cosa que hay que controlar es la información que podemos recibir vía misil tierra-tierra de todas las cadenas de televisión que nos persiguen las 24 horas con información constante y que nos deja a veces con más preocupación que alivio. Es bueno mantenerse informado, pero sin intoxicarse.

 

Ánimo y fuerza para tod@s, saldremos.

 

Diego de la Fuente

Psicólogo