Se llama duelo no complicado o duelo normal, a las manifestaciones, tanto en tiempo como en intensidad, que produce el doliente frente a la perdida. Si esas manifestaciones perduran más en el tiempo y con la misma intensidad podemos estar hablando de duelo patológico.

 

Hay que apuntar que estas manifestaciones no suelen superar los dos años

 

Los síntomas o manifestaciones clínicas de un duelo normal son:

 

  • Irritabilidad y reacciones hostiles
  • Síntomas ansiosos y/o depresivos
  • Sentimiento de culpabilidad
  • Sentimientos hipocondriacos a tener la misma enfermedad.

 

El comienzo del duelo comienza con estado “shock”, el doliente no se cree la muerte del ser querido, aturdimiento, imposibilidad de procesar el alcance de lo sucedido.

 

Este estado de “Shock” suele ser breve y va seguido de malestar, perdida de apetito, llanto, dificultad de respirar y hablar, insomnio.

 

Los síntomas depresivos que prosiguen al estado de “shock” son normales las primeras semanas y puede llegar a los primeros meses.

 

Ideas de muerte aparecen en los pensamientos de estas personas, como el deseo de haber muerto en lugar de él.

 

Es frecuente tener la sensación de que el fallecido sigue entre nosotros, sentir su presencia, oír la voz del difunto, que el doliente reconoce que la percepción no es real

 

Hay que mencionar que también es común el autorreproche; culpabilidad del superviviente personas que se sienten la muerte del otro y no la suya. Algunas formas de autonegación; comportarse como si no hubiese pasado nada, comprando cosas que le gustaban al difunto, colocar la habitación.

 

En el siguiente artículo veremos las fases del duelo, para completar lo visto hasta ahora.

 

Diego de la Fuente

psicólogo