El alcohol al ser una droga legal, las consecuencias de su consumo son muy variadas; hay personas que son bebedoras sociales, que solo beben en reuniones, fiestas y por otro lado los bebedores adictos.

 

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central, a dosis altas reduce los impulsos nerviosos por lo que baja la comunicación entre neuronas, en cambio a dosis bajas, estimula la actividad neuronal.

 

El abuso del alcohol es una costumbre que se ha extendido en la población joven

 

El alcoholismo es más extendido en hombre frente a mujeres

 

Los hombres suelen tolerar mejor la bebida; pueden tomar más cantidad y tener menos efectos o presentarlos más tardes respecto a las mujeres

 

El comienzo de beber suele ser entre los 20 y 30 años, es raro que se desarrolle a partir de los 50 años.

 

Los hijos de personas alcohólicas suelen padecerlo también; tienen cuatro veces más posibilidades de ser alcohólicos.

 

Problemas del alcohol.

 

Trastornos de ansiedad, trastornos del sueño, trastornos depresivos, alucinaciones alcohólicas, celos patológicos.

 

A parte en grandes cantidades produce intoxicación (borrachera) y abstinencia.

 

Produce daños en el tejido y órganos corporales.

 

Alteraciones cognitivas, intelectual; perdida de memoria, atención, razonamiento complejo…

Diego de la Fuente

psicólogo