Desde punto de vista desde el psicoanálisis y especialmente de desde la perspectiva de Freud, nuestra personalidad se puede ver en varios niveles que se desarrollan en nuestra mente a la vez.

 

Por lo que se puede decir que el individuo es un conjunto de fuerzas en nuestra mente de pensamientos (ello y superyó) y una parada de estos por otros mecanismos de nuestra mente (el yo).

 

  • El superyó, es un tipo de pensamiento inconsciente en su mayoría de los casos que intenta mantenernos en buena dirección, pero en muchos casos nos plantea futuribles que en la mayoría de los casos son extremos y exagerados. Es la consciencia heredara de nuestros padres.

 

  • El yo es el intermediario mental entre superyó, el ello y el mundo exterior, es decir quien nos equilibra y da realidad a nuestros pensamientos

 

  • El ello, son nuestros impulsos primitivos, es como una especie de niño que nos exige cumplir todos los pensamientos caprichosos.

 

Por todo ello, es importante mantener un equilibrio entre los tres mecanismos de pensamientos para un equilibrio emocional en el sujeto.

 

Diego de la Fuente

Psicólogo