Las personas que sufren esquizofrenia sufren en ciclos delirios y alucinaciones pensando que son reales, que son los síntomas positivos (psicóticos) y por otro lado, están los síntomas negativos que pueden confundirse con un aplanamiento afectivo propios de la depresión.

 

Síntomas positivos (psicóticos).

 

Se llaman positivos porque se suman a un estado mental y forman una nueva forma de pensar.

 

  • Los delirios; el enfermo piensa que hay una conspiración contra ella.
  • Suelen oír voces; las voces pueden ser tranquilas o estridentes, negativas o inquietantes, de alguien desconocido o conocido, puede ser de hombre o de mujer.
  • Alucinaciones; la persona ve cosas que en realidad no existen, pero al enfermo le parecen tan reales como la vida misma, por norma general suelen ser violentas o inquietantes.
  • En algunas ocasiones no puedan identificar un sabor o un olor; les cuesta diferencias un olor o un sabor.
  • En algunos casos pueden estar convencidos; que tienen algún tipo de insecto, criatura, por encima o debajo de la piel.
  • La sensación de estar controlado; La persona con esta enfermedad puede pensar que está controlado por algún grupo político, por la policía.

 

Síntomas negativos (retraimiento).

Por otro lado la persona que sufre este trastorno puede presentar esta perdida de funciones en otro momento o fase de la enfermedad.

  • El “aplanamiento” afectivo; La persona con esta enfermedad no disfruta o está baja de ánimo.
  • Problemas de memoria; Le repercute a la hora de llevar el hilo de una conversación, concentrarse o planificar a futuro.
  • Falta de motivación o voluntad; Les es muy complicado llevar a cabo actividades normales del día. Se les hace muy cuesta arriba realizar una gestión común.
  • Cansancio; puede tener alteraciones del sueño que luego repercute en el día a día, lo que conlleva a quedarse en la cama o estar sentado durante horas.
  • No ser capaz de afrontar las situaciones cotidianas; lo que conlleva a una falta de organización. La persona con esta enfermedad deja de atender su casa o cuidarse
  • Retraimiento de actividades; puede que se retraigan de actividades sociales.
  • Dificultad de comunicarse; no tiene contacto visual y actúa de forma incoherente, el lenguaje no verbal no coincide con el lenguaje verbal.

Diego De la Fuente Sobrino

Psicólogo