Se denomina asertividad  a la capacidad de comunicar nuestras necesidades de forma segura y directa, es decir, poder comunicar lo que piensa sin sentirse menos que la otra persona o hundirle por decir algo de manera muy agresiva.

 

Tenemos que tener en cuenta que nadie es cien por cien asertivo, ni agresivo, ni pasivo; dependiendo de la circunstancia, las personas con las que estamos o el momento que estamos viviendo nos podemos comportar de una manera o de otra.

 

La asertividad es una habilidad social que podemos aprender en cualquier momento de nuestras vidas. Existen personas que son de tendencia más pasivas que no se atreven a decir lo que sienten por crear mala impresión, por miedo o por pensar que van a hacer daño a otra persona.

Cuando una persona va aprendiendo esta habilidad social va generando en él confianza, con lo que ganará en comunicación y estabilidad emocional.

 

Un truco para ser más asertivo es siempre dirigirse a la otra persona en primera persona en vez de centrarse en el comportamiento de la otra persona, nos referiremos en relación a la otra persona como “Tú” o “usted”

 

Diego de la Fuente

Psicólogo