Son parte de episodios relativos a los sueños, que a la persona que los sufre le provocan un miedo intenso y ansiedad.

 

En muchas ocasiones van relacionadas las pesadillas con que una persona padezca durante el día ansiedad, también se puede asociar al estrés postraumático o debido al consumo de alguna sustancia (por ejemplo, alcohol).

 

Estos sueños son muy cuidados y parecen reales, siendo muy prolongados y terroríficos, y hay que destacar que dejan un recuerdo (no hay que confundirlo con los terrores nocturnos que al despertarse existe confusión y desorientación.

 

La temática de estos sueños suele ser amenazas a la integridad de la persona; que le van a hacer algún tipo de daño o que va a morir, verse amenazado a la autoestima o seguridad; soñar que va suspender un examen, que se queda sin habla en un discurso…

 

Las pesadillas suceden durante la fase REM como los sueños comunes, durante la segunda parte del periodo del sueño.

 

En ocasiones las pesadillas van a acompañadas con reacciones motoras bruscas, que son las que provocan el despertar.

 

Cuando la persona se despierta, rápidamente se da cuenta de dónde se encuentra, lo que representa un contacto casi inmediato con la realidad.

 

Diego de la Fuente

 

Psicólogo