Su principal característica es que como síntomas de delirios y alucinaciones auditivas.

 

Los delirios más característicos son los de grandeza, persecución.

Las alucinaciones suelen tener relación con el tema de los delirios.

 

Los síntomas en su mayoría suelen ser positivos (que se refieren a distorsiones activas; como puede ser alucinaciones, comportamientos extraños, habla desorganizada, autolesiones)

Aunque hay que señalar que el lenguaje y la efectividad no suelen estar afectados.

Suelen tener respuestas emocionales a pesar de que pueden parecer superficiales, formales e intensos con los demás.

 

Son personas polémicas, airados, muy agitados y en ocasiones suelen ser violentos.

 

Este trastorno suele empezar más tarde (entre los 30 y 35 años) y suelen tener menos deterioro social y mental; de pronóstico mejor.

Diego de la Fuente

Psicólogo