Existen un conjunto de trastornos que impiden que algunas personas no duerman bien. En España se escatima que hay más de cuatro millones de personas que tienen algún trastorno del sueño crónico.

 

Tipos de trastornos del sueño

 

La narcolepsia

 

Las personas que la padecen se quedan dormidos en momentos que menos se lo esperan, con ataques de sueño, somnolencia diurna.

 

Puede producirse por falta de malatonina (sustancia química que regula el sueño en el cerebro), puede ser genética o por cambios hormonales como puede ser la menopausia o la pubertad, inclusive por estrés.

 

El insomnio

 

            Es la dificultad que tiene una persona en conciliar el sueño y/o para descansar lo suficiente para levantarse con sensación de haber descansado. Es más propicio en personas mayores.

 

Todo ello puede ser debido a preocupaciones y estrés, el cerebro tiende a sacar los “fantasmas” cuando estamos más cansados y en la oscuridad y silencio de nuestra habitación.

 

Todo este cansancio provoca falta de concentración, irritabilidad y problemas de concentración. No rinde bien en el trabajo, se le hace todo cuesta arriba

 

 

La hipersomnolencia

 

            Es una sensación permanente de sueño, puede ser breve, leve y pasajera o crónica y grave.

 

En este tipo de trastorno la persona que lo padece puede estar en estado de somnolencia todo el día, aún habiendo descansado bien por la noche, por lo que de vez en cuando echa cabezaditas.

 

Quien padece este tipo de trastorno suele estar irritable, inquieta y ansiosa, no tiene mucha energía mental y puede que tenga problemas de memoria

 

Las parasomnias

 

            Es el sonambulismo que entendemos todos, la persona realiza actos mientras está durmiendo y luego no lo recuerda.

 

Puede ser genética, trastorno de la conducta cuando estamos en fase REM.

 

Se puede presentar como hemos dicho antes en sonambulismo, despertar confuso, terrores nocturnos….

 

Diego de la Fuente

Psicólogo